CARGAS DE TRABAJO

 

6.- La APIF considera por ello de la máxima urgencia una reestructuración del Ministerio Fiscal que lleve a su vez a una justa y equilibrada distribución del trabajo entre todos los compañeros, mediante la proposición al Ministerio de Justicia de la revisión, e incluso la supresión de aquellos órganos de tinte cuasi-administrativo que carezcan de una directa vinculación con un órgano jurisdiccional ante el que ejercitar la acción pública,  y que por tanto, resultan de una más que dudosa utilidad para el cumplimiento de los fines constitucionales que deben animar al Ministerio Fiscal.   Resulta imprescindible el establecimiento baremos sobre de cargas de trabajo que el Consejo Fiscal en su larga trayectoria anterior ha omitido clamorosamente.   Instaremos la creación de baremos máximos de trabajo y pondremos al servicio de ese logro toda la presión que podamos ejercer en el CF.

 

    Tampoco resulta justificable que los cometidos necesarios para la gestión gubernativa de la Carrera, se dispersen en dos órganos burocráticos como la Inspección Fiscal y la Unidad de Apoyo, con el más que evidente y habitual solapamiento de funciones. Debiera de ponerse coto a esa atávica actitud de nuestra Administración consistente en la permanente creación de nuevos entes públicos, transmutando el principio de que la función crea el órgano, por aquel de que el órgano "ya creará la función"... 

 

    Lo mismo cabe decir de la sobredimensión de determinadas Fiscalías de ámbito estatal o del caso especial de alguna de las Fiscalías Superiores –la de Madrid-, que nutriéndose en parte de fiscales adscritos por haber cesado con anterioridad en otros órganos, ven incrementada su dotación, sin que tal aumento de efectivos se corresponda –al menos por el momento- con las necesidades de actuación procesal ante las distintas Salas de los Tribunales Superiores de Justicia.

 

7.- Hay por el contrario necesidades perentorias entre los fiscales destinados en las distintas Fiscalías Provinciales y de Área. Son estos compañeros quienes soportan el mayor peso de la actuación cotidiana del Ministerio Fiscal. Es cada uno de ellos quien debe asumir de promedio la asistencia a más de 200 juicios al año; la realización de casi 150 calificaciones entre procedimientos abreviados, sumarios y procedimientos del Jurado; el despacho de más de sesenta asuntos civiles, además de los correspondientes  del orden contencioso-administrativo  y  social y el despacho de una treintena, de media de expedientes de vigilancia penitenciaria. Y todo ello, mediante una actividad diaria que no se realiza necesariamente en la localidad de la sede de la Fiscalía, sino que implica la asistencia personal a múltiples vistas, comparecencias y práctica de diligencias, que suponen desplazamientos constantes a las dispersas sedes judiciales radicadas tanto en la localidad de destino como en otras.

 

Junto al establecimiento de baremos de carga de trabajo es imprescindible, como parte de la asunción por la Fiscalía y por el Consejo Fiscal de que existe una normativa genera del riesgos laborales y entre ellos el riesgo psicosocial para el funcionario, que el CF se plante para establecer cargas máximas de trabajo para cada fiscal.   Solo de esta manera se podrá ajustar la plantilla correctamente, pero el CF no ha hecho nada en décadas a pesar de que este problema está ahí desde hace mucho tiempo.  Con nosotros se va a trabajar en él.  Tu eliges.

 

EL CONSEJO FISCAL HA DE LUCHAR POR LA EQUIDAD EN LA CARGA DE TRABAJO

 

8.- Por lo que se refiere al reparto de trabajo, procede recordar la necesidad de la observancia de la obligación estatutaria de la dación de cuenta en la Junta de Fiscalía de los criterios de reparto del Jefe, y fundamentalmente, que tales criterios se establezcan con la suficiente antelación, de modo que se impida su interesada aplicación ad hoc a cada caso.

 

Se hace necesario adoptar ciertas medidas respecto a la fijación de repartos de trabajo: así, con anterioridad a la Junta preceptiva, ha de hacerse pública la propuesta de la Jefatura, ha de haber un plazo para la presentación de ideas y sugerencias, y ha de darse publicidad a las mismas para que el voto en la Junta sea un voto informado y para que la elección de lotes cuando proceda también lo sea.  Debe limitarse la asignación o la retirada forzosa de funciones a los fiscales por los Fiscales Jefes, instaurando un procedimiento urgente de revisión de esas decisiones si son impugnadas por los interesados, en el Consejo Fiscal.   Consideraremos la imposición del voto secreto en las Juntas, cuando lo pida un compañero y cuando la cuestión suponga enfrentamiento con la Jefatura.   No más tarde de quince días de la decisión del Fiscal Jefe, el Consejo Fiscal a través de su Comisión Permanente (de manera provisional y pendiente de ratificación) o del Pleno habrá dado respuesta a la queja del compañero: esto es un compromiso electoral.  Tu voto lo hará posible.

 

Paralelamente se hace necesaria una reasignación de las funciones del personal auxiliar.  Hoy no podemos trabajar igual que hace cien años.  Los funcionarios tienen que ayudar en tareas que hoy no hacen: control informático de situaciones de prisión provisional; de duración de escuchas telefónicas; comprobaciones previas en los órganos judiciales sobre la correcta citación a los juicios de testigos y peritos…etc. Hay que dotar de un contenido sustantivo a la labor de los funcionarios que trabajan en la Fiscalía, una vez superados los ya tradicionales cometidos de mecanografiado, que en este momento no son precisos al trabajar los Fiscales mediante aplicaciones de tratamiento de textos.    Para ello es preciso que los funcionarios que auxilian a los fiscales sigan cursos específicos para tareas concretas en materia penal, procesal, extractos, gestión de expedientes, informática y otros.  Y garantizar que los funcionarios interinos para determinadas fiscalías tengan una especialización para poder ser de utilidad  real para los fiscales.

 

Además, consideramos necesario aumentar urgentemente la plantilla de fiscales y funcionarios, a cuyo fin entendemos que el CF ha de dedicar suficiente atención y presión.