DERECHOS ECONÓMICOS

 

    1.- En relación con los derechos económicos, la APIF no puede admitir por más tiempo la actual situación en la que se manifiestan notables diferencias retributivas entre las distintas categorías de Fiscales (3ª y 2ª) dado que el trabajo que se realiza por los integrantes de las respectivas categorías es esencialmente el mismo, ni tampoco que aquellos fiscales que se hallan adscritos a juzgados de violencia sobre la mujer y que  -de hecho- están de guardia de lunes a jueves no perciban retribución alguna. Debemos aquí considerar que la movilidad en la Carrera Fiscal no es la misma que en la Judicial, siendo mucho más limitada.  Nuestros vocales lucharán por acabar con ese régimen, involucrando al CF en esta cuestión.   Tampoco puede entender la APIF que la retribución de los Fiscales de Sala permanezca invariable una vez que –al cesar- dejan de ocupar las jefaturas correspondientes, ya que con ello se produce la paradoja de una mejor condición de éstos frente a quienes con la misma categoría ejercen funciones de jefatura y soportan responsabilidades y cargas de las que los primeros se hallan liberados.   Una vez equiparadas las retribuciones, habrá que revisarse el sistema de asignación de plazas, fomentando los concursos por antigüedad y reduciendo a lo mínimo imprescindible las plazas de libre designación, así como la adscripción “ex lege” de Fiscales a la Fiscalía del Tribunal Superior de Madrid.

16.  Consideramos esencial como primer paso la recuperación de nuestro nivel retributivo desde 2010, la correcta retribución de las guardias, el reconocimiento del complemento retributivo de segunda a los fiscales de esa categoría que ocupen plaza de tercera (como se está reconociendo ya en los Tribunales), la equiparación del complemento de destino de los abogados fiscales que realicen funciones idénticas a los fiscales de segunda en su misma fiscalía, y otras cuestiones ligadas al establecimiento de baremos máximos de trabajo.   Pero consideramos que el aumento de nuestra retribución no puede estar ligada únicamente a la promoción profesional (que en el estado actual de las cosas, depende de las decisiones muchas veces fundadas en criterios de adscripción asociativa en el CF).   Ha de introducirse progresivamente un criterio de carrera horizontal, que establezca una retribución progresivamente más elevada conforme se van cumpliendo años de profesión, llegando tras un número de años a que las retribuciones estén en los niveles más altos de la Carrera.   No puede ser que el manejo de nuestras carreras profesionales por políticos y asociaciones acabe determinando unas mermas retributivas muy importantes para cada uno de nosotros.   Esos criterios de Carrera profesional horizontal, recogidos en el art. 16.3 del Estatuto Básico del Funcionario Público han de ser desarrollados también para las Carreras Judicial y Fiscal, y el CF ha de contribuir a ello.

17.-  Somos conscientes de la necesidad de unión asociativa y de lucha con los jueces para la mejora conjunta de nuestra posición económica.  Pero el CF también forma parte de la ecuación, a pesar de que han creído hasta ahora que eso “no forma parte de sus competencias”.  Vamos a apoyar la lucha por la mejora de las retribuciones de fiscales desde el CF.   Y lo vamos a hacer aprovechando todo el peso político y simbólico de dicho órgano ante la opinión pública y ante las fuerzas políticas.   Tù eliges.