MEDIOS PERSONALES Y MATERIALES

   

10.- La distribución del trabajo obliga en fin a hablar de la dotación de medios personales.

    Sin perjuicio de la más que improbable conversión en Ley del denominado “Código Procesal Penal”, -habida cuenta de la imposible dotación económica que pudiere sustentar un cambio tan sustancial en el procedimiento penal y de la resistencia del poder político a la creación de un MF no desvinculado del poder ejecutivo-, una adecuada y urgente redistribución de los efectivos con los que cuenta la Carrera Fiscal, permitiría posiblemente afrontar las necesidades que en este punto se plantean. La revisión de la plantilla del Ministerio Fiscal, mediante el estudio riguroso de las respectivas necesidades, aparece como una aspiración indeclinable y a la que a día de hoy, aún no se ha dado respuesta satisfactoria.  El Consejo Fiscal debe responder a esas necesidades de estudio de la carga de trabajo y de la justa redistribución de la misma entre la totalidad de la plantilla.

Consideramos necesario aumentar urgentemente la plantilla de fiscales y funcionarios, a cuyo fin entendemos que el CF ha de aplicar suficiente presión incluso en los medios de comunicación.

 

11.- En cuánto a la dotación de medios materiales la gestión no ha sido lo adecuada o útil que cabría esperar. Resulta inasumible que existan despachos vacíos en algún edificio de los asignados por la Dirección General de Patrimonio a la Fiscalía General del Estado, y que en otras sedes se agolpen cuatro o cinco fiscales en despachos de tamaño notoriamente insuficiente; o que se las Gerencias Territoriales del Ministerio de Justicia nieguen la adquisición de códigos o manuales actualizados para proveer a los fiscales, aduciendo la falta de presupuesto; o que en demasiadas Fiscalías se cuente con equipos informáticos obsoletos siendo este un gravísimo problema para los fiscales cuando se quiere abordar una Justicia Digital integral; o en fin y por no alargar más la extensa lista de contrastes injustificables, que se empleen vehículos oficiales de “incidencias” para cómodos traslados urbanos de determinados fiscales, y se niegue a aquellos que han de asistir durante los fines de semana a incidencias en Juzgados de localidades de la Provincia apartadas de la Capital, la contratación del servicio de taxi, por no ser éste un medio de transporte público colectivo.

 

    La revisión de este estado de cosas pasa por los siguientes puntos:

 

    a) El diseño de un proyecto global que racionalice la asignación de los medios estudiando con el máximo detalle cuales son las necesidades reales de cada puesto de trabajo y cuales las prioridades a las que ha de darse inmediata respuesta.

   

    b) La necesaria mejora de las aplicaciones informáticas de la Fiscalía. Por una parte, es esencial fomentar el uso del canal interno de comunicación, que en la actualidad existe en la intranet y que se encuentra en desuso, como vehículo de contacto de la Carrera y foro idóneo para la difusión de información, resolución de consultas, etc. Se debe fomentar el uso de una intranet sencilla que permita acceder a las aplicaciones internas y externas que sean necesarias y que al tiempo que se convierta en un cauce de comunicación para los Fiscales. Y por otra parte se debe exigir la mejora inmediata del sistema Fortuny para que se conciba como una verdadera ayuda al Fiscal y no como un mero instrumento de control y cuyo uso supone un auténtico desgaste profesional. En esta línea se deben simplificar los pasos necesarios para poder despachar un asunto y se le debe dotar de modelos actualizados y de fácil utilización, con pantallas claras e intuitivas y garantizando que el sistema no se cuelgue constantemente. Resulta fundamental transformarlo en una herramienta útil y eficaz para el trabajo diario.  El Consejo Fiscal debe tomar cartas en este asunto, instando al Fiscal General  a la suspensión de la utilización del sistema digital actual por su ineficiencia y entorpecimiento del trabajo de los fiscales, al menos hasta que el sistema de que dispongamos tenga un mínimo de calidad.  Instaremos a que se implemente un sistema de alerta informática para causas paralizadas por tres meses.   Depende de tu voto. 

 

Asimismo, creemos que la Fiscalía es quien debe de controlar los expedientes digitales que se manejan en la Fiscalía, sin que sea el Ministerio de Justicia quien tenga atribuida dicha función.  El CF debe trabajar en esa línea y dar cuenta de su trabajo.

 

    c) La incorporación de aplicaciones propias de gestión que confeccionen por sí mismas las estadísticas que se precisen, desechando de una vez por todas los rudimentarios sistemas de contabilización manual de datos que con sus posibles inexactitudes se introducen ahora en la aplicación dando así una apariencia de fiabilidad que no es tal.   La confección de la estadística no puede ser más una carga para los fiscales, que tienen unos deberes y una costosa preparación de naturaleza técnica en derecho. Acabaremos ya con esto.

 

    d) La conexión del sistema con el de los órganos judiciales, reclamándose del Ministerio de Justicia la urgente necesidad de la digitalización de todos los procedimientos y la instalación generalizada de un sistema electrónico de notificaciones.   Debemos denunciar, y lucharemos desde el CF para conseguirlo, la increíble deficiencia de los sistemas informáticos actuales puestos al servicio de la Fiscalía y de los fiscales para el ejercicio de su función.

 

   e)  La entrega inmediata a los fiscales de todos los textos legales actualizados conforme váyanse produciendo modificaciones legales, en especial del conjunto de leyes procesales que aplicamos y también obviamente del Código Penal.